En Quimser trabajamos para conocer el impacto que la producción de piel animal tiene en el ecosistema. En los últimos años no solo nos hemos centrado en satisfacer las exigencias de un mercado enfocado a aliviar la huella que genera sobre el medio ambiente, sino que también ofrecemos una amplia gama de productos ecológicos con los que desarrollamos procesos de curtición en base a extractos vegetales, biopolímeros y resinas naturales que dan lugar a pieles con excelentes propiedades, 100% libres de metales.

Productos que sustituyen al cromo y que ofrecen una excelente biodegradabilidad.

La piel de origen animal es uno de los materiales naturales más antiguos y versátiles de nuestra civilización. Tradicionalmente, la industria del cuero transforma la piel para la fabricación de artículos de confección, tapicería y calzado, entre otros. El curtido del cuero convierte las pieles naturales en materiales flexibles, imputrescibles y duraderos mediante complejos procesos que la hacen más o menos resistentes a la degradación ambiental según los productos que se hayan utilizado. Entoces, ¿es la piel natural un problema para el ecosistema?

“ Los consumidores cada vez tenemos más información de lo que hay detrás de los artículos que compramos» 

Todo proceso industrial tiene un impacto en el medio ambiente y el sector del curtido de pieles e industrias auxiliares no es ninguna excepción. Aunque en los últimos años se han implementado importantes mejoras, la industria hace tiempo que está en el punto de mira por la utilización de cromo y otros metales como agentes de curtición.  A pesar del desarrollo de procesos que minimizan mucho el impacto medioambiental y los rigurosos controles a los que se somete el sector, todavía hay mucho por hacer. Por otro lado, los consumidores cada vez tenemos más información de los que hay detrás de los artículos que compramos. No es extraño pues que cada vez más fabricantes busquen alternativas a los procesos estándares y se decanten por soluciones más sostenibles.

 

Quimser leather chemicals since 1966

“ Los componentes de que están hechas las “pieles» veganas van en contra de la lucha contra el plástico«

Cuando decimos que un producto o un material es biodegradable queremos decir que tiene la capacidad para descomponerse de manera natural y ecológica en un período de tiempo relativamente corto. De esta manera, no contamina el medio e incluso se transforma en abono para la tierra. Cada vez más, el sector del cuero busca piel curtida libre de metales (cromo / aluminio) y de buena biodegradabilidad para reducir o eliminar los efectos contaminantes que el residuo pueda generar. También se buscan procesos en que se reduzca el consumo de agua, electricidad y de tiempo y que los productos químicos utilizados no generen problemas. Una mala gestión de los recursos y la falta de equipamientos como depuradoras son la causa de la contaminación de muchos espacios naturales. En estos últimos años el consumo de cuero ha disminuido para dar paso a otros materiales. Uno de estos materiales es la «piel sintética» o «piel vegana» que gana valor en el mercado por su precio y por su consideración de producto animalista, dado que no es de origen animal. Pero, ¿es la piel vegana la solución? La «piel vegana» acostumbra a estar hecha de tejidos, plásticos y resinas de PVC, materiales que tardan mucho a biodegradarse. Aunque la piel vegana no esté vinculada a la industria ganadera y no proviene de animales, algunos consumidores miran con recelo dichos productos ya que sus componentes contradicen la lucha contra el plástico.  Además, también habría que considerar aspectos como el origen de la materia prima, que debería ser lo más local posible y que la producción de estos artículos se haga en condiciones éticas y saludables

“En Quimser nos hemos centrado en cumplir con los requisitos de un mercado cada vez más dispuesto a paliar el impacto que genera en el medio ambiente»

El mundo está cambiando y con él la conciencia de la huella que dejamos en el planeta. Ahora mismo, la preservación de la biodeversidad, la mitigación del cambio climático y el respeto por el medio ambiente son los grandes desafíos de nuestra sociedad. De ahí surge la necesidad de demostrar que el nuestro es un sector comprometido y concienciado con el medio ambiente. Desde hace unos años en Quimser nos hemos centrado en cumplir con los requisitos de un mercado cada vez más dispuesto a paliar el impacto que genera en el medio ambiente. Por eso ofrecemos una gama de productos eco-friendly con los que desarrollamos procesos de curtición y recurtición a base de extractos vegetales, biopolímeros y resinas naturales que dan como resultado pieles con excelentes propiedades y 100% libres de metales. Productos que sustituyen al cromo, con gran capacidad de curtición y que ofrecen una excelente biodegradabilidad.

“En unas condiciones de humedad y de temperatura concretas y en un medio con microorganismos que faciliten la descomposición, nuestros ensayos demuestran que los residuos de cuero pueden llegar a desaparecer»

Paralelamente, realizamos ensayos en nuestros laboratorios con diferentes muestras de piel para evaluar el grado de compostabilidad y biodegradabilidad de los artículos de piel una vez convertidos en residuo, determinando qué productos y qué procesos resultan más sostenibles para el medio ambiente. Los resultados son my favorables. En unas condiciones de humedad y de temperatura concretas y en un medio con microorganismos que faciliten la descomposición, nuestros ensayos demuestran que los residuos de cuero pueden llegar a desaparecer en poco más de dos mese

 

. Ecofriendly chemicals

 

También contamos con diferentes certificados que avalan la buena praxis en la producción de productos químicos como son el registro REACH, el cumplimiento de la normativa ISO y formar parte del Leather Working Group, un grupo de marcas, fabricantes y proveedores de productos químicos que colabora para elaborar un protocolo de gestión ambiental específicamente para la industria del cuero. Ofrecemos servicio técnico especializado para dar soporte y asesoramiento a todos los profesionales que buscan dar un paso más en sus empresas y llevar sus artículos al siguiente nivel de compromiso con el mercado y con el planeta. Es innegable que el mercado es cada vez más consciente de la necesidad de adaptarse a un mundo concienciado con el medio ambiente y con el impacto que tanto grandes como pequeños productores tienen en él. Por eso desde Quimser trabajamos para cubrir estas necesidades y aportar alternativas a una industria en constante evolución. Apostamos por este cambio ecológico en el sector y confiamos que entre todos podamos revalorar el cuero.

Recientemente la revista Lederpiel ha publicado un estudio de la Confederación de Asociaciones Nacionales de Curtidores de la Comunidad Europea (Cotance) con una comparativa de las propiedades de diferentes materiales alternativos de la piel. Este análisis constata que ninguno de los sustitutos analizados para conseguir «cuero vegetal» posee las características intrínsecas de la piel. Además, algunos de los componentes con los que se fabrican estas «pieles» contienen sustancias químicas alarmantes. (Pinche aquí para acceder al artículo)

Si continuas navegando en esta página, aceptas el uso de cookies more information

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar